domingo, 27 de enero de 2013

La llamada

Ha sido una noche movidita, su padre como siempre fastidiándolo toda obligándome a hablar con Roberto y su familia, pero bueno así por lo menos Mario se ha fijado en mi y me ha dicho lo guapa que iba. Él no sabe que me había puesto guapa para él.
Necesito descansar subo a mi habitación con los tacones en la mano, me meto en el baño me quito el moño y me hago una coleta, me quito todo el maquillaje y me pongo el pijama, necesitaba tranquilidad.
Quito los cojines y poco a poco voy quitando el edredón, lo suficiente para poder meterme, y en ese momento suena el movil, que inoportuno.
Es mi amiga Paula, seguro que ya se ha enterado de algo y necesita soltarlo, le hago esperar un poco y lo cojo:
-Hola, ¿qué pasa?
¿Qué te pasa a ti? que has tardado un montón en responder.
-Nada que me estaba poniendo el pijama.
-¿Ya? Te podrias venir aquí, la discoteca está llena y ¿a qué no sabes quien está?
-Sorpréndeme.
-Los dos amigos, Gonzalo y Mario.
-¿Si? ¿Y qué hace Mario?
-Nada bailar, está siendo esclavizado por Gonzalo jajajaja
Le encanta la risa de su amiga Paula es tan.... dulce.
-¿Porqué?
-Por que le lleva de un lado a otro, intentando ligar con alguna chica, aunque no se le ve muy a gusto.
-Bueno tia me voy a dormir, pásatelo bien.
-Cada vez te pareces más a tu madre, buenas noches.
-Adiós.
Y ahora si que sí me voy con una sonrisa a la cama sabiendo que Mario no le interesan otras chicas, eso puede que signifique que  le guste tanto ella como a ella él.

sábado, 12 de enero de 2013

El balcón

Estoy nervioso, lo único que hago es mirar hacia las escaleras para ver cuando aparece ella.De repente la veo allí bajando el primer escalón, con sus tacones y su vestido largo, con su perfecta cara de la que caen dos mechones de pelo convertidos en tirabuzones.
Baja paso a paso, en mi mente es como en las películas que cuando el chico ve a la chica el tiempo se detiene y solo la ve a ella tan perfecta fijándose en cada uno de sus gestos. Pero eso se acaba cuando su padre se la lleva de la mano a ver a la familia de Roberto, como odia a ese chico. Cambió demasiado en un año y pasó de ser mi mejor amigo a un tio que cada vez que hablo con él acabo pegándolo.
Vaya estaba tan metido en mis pensamientos que me he aislado totalmente. Vuelvo a buscarla la encuentro de la mano de Roberto, se la lleva al balcón ¿qué hace?
Me acerco poco a poco y me doy cuenta que ella está muy incomoda y que Roberto se acerca cada vez más a ella. Me veo con obligación de ir y pararle los pies a ese idiota.
Oigo su conversación, como Roberto le dice que le quiere hacer mujer, no lo agunto voy abro la puerta del balcón y él se aparta un poco y a ella le da tiempo a separarse totalmente de ese capullo.
-Ey tío déjale en paz, o te las veras conmigo.
Sabe que no bromeo, que lo estoy diciendo muy en serio pero aún así se hace el gallito.
-Venga Mario métete en tus asuntos y deja que Teresa y yo hablemos.
Pero este tio ¿qué se ha creído? Todavía no entiendo porque un día me caía tan bien.
-Me parece que ella no quiere hablar contigo. Venga Roberto lárgate no quieras meterte en una pelea conmigo. Sabes que acabarás perdiendo.
Al final se acaba largando, consigo quedarme con ella a solas y por fin ella habla.
-Gracias, me has salvado. Si no llega a ser por ti..
-No te preocupes, es mucho de palabra, pero poco de hechos.
Y es que es verdad, Roberto solo sabe hablar.
-De todas formas gracias.
Veo como se empieza a ir, porque su padre la llama. No puedo dejarla escapar sin antes decirle que está gupísima.
-Oye que se me había olvidado decírtelo, estás guapísima, desde que has bajado por las escaleras no he podido parar de mirarte. 
Oigo un tímido gracias y termina de salir del balcón.
Me quedo solo allí otra vez sumergido en mis pensamientos, nunca habría pensado que me enamoraría de una chica que conozco de toda la vida.
Vaya ¿en serio me he enamorado? Nunca pensaría que pasara por lo menos tan pronto.
De repente oigo unos pasos vuelvo al mundo real y veo a Gonzalo, como hace mucho que no lo veo, con traje. Está para una película de risa. Es el único que nota que estoy raro.
-Oye tio estás diferente,
-¿Qué dices?  Estoy igual que siempre.
-Ahora cuando termine el muermazo de fiesta nos vamos a la discoteca, ya verás como cambias y vuelves a ser el mismo de siempre.
Su amigo siempre lo soluciona todo yéndose de fiesta, es único.
Volvemos dentro y la vuelvo a buscar.

martes, 8 de enero de 2013

La fiesta

Está tan nerviosa.Desea ver a Mario pero por otra parte estará el idiota de Roberto que no para de perseguirla. Antes le gustaba eso de que los chicos fuesen detrás de ella pero ahora ya le aburre quiere una relación seria, lo necesita.
Se termina de retocar, perfecta, siempre tiene que estar perfecta. Se pone sus tacones blancos y revisa que no tenga ninguna carrera en sus medias. 
Sale de su habitación y recorre el pasillo de su enorme casa. Llega a las escaleras y antes de empezar a bajar se mira por última vez en el espejo.
Empieza a bajar y nota como más de una mirada paran en ella y espera que una de esas sea la de Mario. Desea verlo, ver su sonrisa perfecta, su pequeño lunar en la parte de arriba de la nariz, ver su perfecta cara mirándola.
Termina de bajar y lo busca pronto lo encuentra pero su padre le entretiene, quiere que salude a Roberto y sus padres. Como odia a esa familia, no entiende porque a sus padres les caen tan bien.
Llega donde están ellos, sus padres le saludan dándole la mano y Roberto le da un beso en la mano, es siempre tan meloso, le odia.
Intenta librarse de ellos, pero cuando lo consigue Roberto la coge de la mano y la saca al balcón.
-¿Qué quieres Roberto, tengo que hablar con más personas?
-¿Por qué me hablas así? ¿Sabes que si saliéramos juntos nuestras familias estarían muy contentos?
-Ya, pero eso lo sentiría mi familia, yo no.
-Venga nena, sé que te podría hacer muy feliz, y te podría hacer..... una mujer, que ya va siendo hora.
-Eres un guarro, y que sepas que nunca, me oyes nunca, estaremos juntos. Y menos te dejaré eso a lo que tu dices que es hacerme una mujer.
-Venga vamos al baño y lo hablamos.
Cada vez está más cerca, no me siento a gusto, odio a Roberto y más que me trate como un objeto.
-Ey tío déjale en paz, o te las veras conmigo.
¿Qué hace Mario aquí? Debo ser importante para él como para meterse en una pelea por mi.
-Venga Mario métete en tus asuntos y deja que Teresa y yo hablemos.
-Me parece que ella no quiere hablar contigo.
-Venga Roberto lárgate no quieras meterte en una pelea conmigo. Sabes que acabarás perdiendo.
Por fin se ha ido, menos mal que ha llegado si no no sé que podría haber pasado.
-Gracias, me has salvado. Si no llega a ser por ti..
-No te preocupes, es mucho de palabra, pero poco de hechos.
-De todas formas gracias.
Antes de irme, porque veo que mi padre me está llamando le oigo:
-Oye que se me había olvidado decírtelo, estás guapísima, desde que has bajado por las escaleras no he podido parar de mirarte. 
-Gracias.
Me giro y sonrío, se ha fijado en mi, dios como me gusta cada momento que pasa me gusta más.

viernes, 28 de diciembre de 2012

Ella

Le encanta la navidad, porque sus padres le dejan volver a Madrid.
Es el momento en el que aprovecha para estar con sus amigos y ligar, ya que en Londres solo ve a mujeres de 50 años para arriba y todas ellas son las que trabajan en el internado.
Guau no se había dado cuenta que era ella hasta que se ha acercado. Teresa está guapísima, ha cambiado mucho desde la última vez que la vio. Ha crecido, se ha desarrollado, ya es toda una mujercita, le encanta todo de ella, sobre todo sus curvas. Además esos pitillos le hacen unas piernas y esa blusa de hollister le queda como si se le hubieran hecho a medida.
-Hola, ¿qué tal?, cuánto tiempo sin verte.
Vaya de cerca es aún más guapa.
-Muy bien, aunque ya me aburre eso de estar en un internado solo de chicos.

Si sus padres fuesen bueno con él, verían como ha cambiado, seguro que se dan cuenta de que no va a volver a hacer nada igual como lo que hizo.
-¿Vas a venir a la cena que organizan hoy mis padres?
-Sí, claro que sí, solo voy a ir para verte a ti. Que me han dicho que vas a llevar un vestido que va a dejar sin respiración a más de uno.
Seguro que está estupenda, con lo que ha cambiado...
-Va, eso son tonterías voy a ir igual que siempre.Pues me encantará verte. Dentro de dos horas en tu casa ¿no?
-Sí. Bueno yo ya me voy que me tengo que arreglar. Adiós
-Adiós.
Él también va irse a arreglar, se pondrá lo mejor que tenga en su armario para ella. A ver si estas navidades consigo algo con ella.
Coge su moto y va directo a casa.
Sube a su habitación y llama a Gonzalo.
-Ey tío ¿vas a ir a la fiesta de los padres de Teresa?
-Claro que sí, mis padres me obligan a ir.
-¿Por qué no me habías dicho que Teresa había cambiado tanto?
-Esta bien eeeh.
-Sí, está perfecta para mi.
-Venga no vas a conseguir nada con ella, además me han dicho que Roberto está detrás de ella.
.Va ese me da igual no va a conseguir quitarme a ninguna piva.
-Bueno tío nos vemos dentro de dos horas que estoy liado.
-¿Qué tienes entre manos?
-Ya te contaré, bueno adiós, luego nos vemos.
-Adiós y no la lies mucho.
Gonzalo sigue igual que siempre, con sus movidas y sus chanchullos, le encanta ese tío, es su mejor amigo desde que saben hablar, llevan juntos en el colegio desde los tres años hasta que sus padre le envío hace dos años al internado ese de mierda.
Vaya desde que llegó a su casa ya ha pasado casi una hora y media tiene que ducarse y arreglarse.
Se mete en el baño y se da una ducha rápida, sale y se pone lo primero que pilla pero siempre bien vestido. Unos pantalones oscuros y una camisa azul clara de abercrombie.
Se echa su colonia, one million es su preferida y se empieza a peinar, su pelo es lo más importante. Y de repente pasa alguien a su habitación.
-¿Por qué nunca llamas a la puerta?
-Lo siento hijo siempre se me olvida.
Se queda mirando a su hijo está tan guapo y tan grande, se está perdiendo toda su adolescencia, no le gusta eso de que este en un internado, pero su marido es tan cabezota.
-¿Quieres algo?
-Sí, en cinco minutos salimos de casa.
-Vale
-Y no te olvides coger algo de abrigo que refresca.
-Vale.
Su madre siempre igual de pesada.
Coge una chaqueta y sale de su habitación. Tiene muchas ganas de ver a Teresa.

jueves, 27 de diciembre de 2012

Él

Pasear por Madrid en navidad es lo mejor que hay. Las luces, adornos, las personas, todo tiene diferente color, un color especial.
De repente lo ve, que guapo es nunca se cansará de mirarlo. Y es que esa época del año también le gusta porque siempre vuelve Mario. El chico del que está totalmente enamorada. Y es que solo le puede ver en esa época porque el resto del año se lo pasa en un internado a las afueras de Londres
-Hola, ¿qué tal?, cuánto tiempo sin verte.
-Muy bien, aunque ya me aburre eso de estar en un internado solo de chicos.
No entiende como sus padres le pueden dejar allí, está desperdiciando sus mejores años.
-¿Vas a venir a la cena que organizan hoy mis padres?
-Sí, claro que sí, solo voy a ir para verte a ti. Que me han dicho que vas a llevar un vestido que va a dejar sin respiración a más de uno.
-Va, eso son tonterías voy a ir igual que siempre.
.Pues me encantará verte. Dentro de dos horas en tu casa ¿no?
-Sí. Bueno yo ya me voy que me tengo que arreglar. Adiós
.Adiós
Coge un taxi, está deseando llegar a su casa tiene que ponerse guapísima para él, necesita que se empiece a fijar en ella, como ella lleva haciendo tanto tiempo.
Mientras está en el taxi llama a su peluquero necesita que vaya a su casa corriendo:
-David¿puedes estar en mi casa en 10 minutos?
Claro pero ¿por qué tanta prisa?
-Mis padres organizan una fiesta y tengo que estar estupenda. Por favor ven corriendo.
Llega a su casa saluda a sus padres y espera impaciente la llegada de David.
-¿A quién esperas hija?
-A David, le he llamado para que me peine para la fiesta de esta noche.
-No hace falta, si solo vamos a estar unos cuantos amigos.
-Papá, siempre hay que estar perfecta.
-Tú ya lo eres.
Llaman a la puerta,por fin es David, ya se puede librar de su padre.
-Papá, David y yo nos subimos a mi habitación.
-Menos mal que has llegado. Ncesito que me hagas un peinado que haga que todo el mundo sienta celos de mi.
-Cariño más de una ya siente celos de ti.
-Bueno pues hoy tiene que ser aún más.
-¿Y eso?
-Ha vuelto Mario tengo que sorprenderle.
-Ya lo entiendo todo. Bueno pues pongámonos manos a las obras.
Cuando por fin a terminado va guapísima. Lleva un moño sencillo con unos mechones que le caen por la cara con unos tirabuzones. Nunca se había visto tan bien.
Se empieza a pintar, una fina raya negra en los ojos, rimel, un poco de color en la cara con la crema y colorete. Y por último su pintalabios favorito, ese que solo se pone en ocasiones especiales, ese rosa clarito.
Cuando ya está peinada y maquillada va a su vestidor y coge su vestido, es un vestido largo, rosita, un solo tirante y muchas piedrecitas.
Se siente una princesa con el, espera que le encante a Mario.