domingo, 22 de marzo de 2015

Estrés

El último domingo antes de que empiecen las vacaciones, es la única motivación para no echarse a llorar porque mañana es lunes. Pero aunque solo queden cuatro míseros días sigue dando una pereza tremenda salir de la cama para ponerte a estudiar. Solo piensas en cuanto te queda y que poquito tiempo tiene antes de que termine todo, en menos de dos meses si todo sale bien tener un graduado y estudiando para esa prueba a las que algunos llaman PAU y otros le llamamos infierno. Ese estrés que comienza a llegar y se deposita en tu cabeza haciendo que cada día ganes un poquito más de locura. Encerrarte cada vez más en tu casa porque tienes que estudiar y morir todo a la vez combinado con un mínimo de vida social. Es lo que me pasa a mí ahora mismo, eso de estar en la cama pensando joder tengo que aprobar pero que bien se está con el móvil en la cama sin hacer nada. Lo bueno es que ya queda menos para la libertad, lo malo que no sé si podré superarlo. Necesitaré suerte.

martes, 3 de marzo de 2015

Por favor, no lo intentes

No sabes lo que duele irte un día a la cama y en vez dormir ponerte a pensar en todo lo que ha pasado en menos de una semana, entender que la vida no es como esas tontas películas americanas en donde la nerd , la marginada de repente encuentran un montón de amigos y un chico que las quiera. Llegar a darte cuenta que en la vida real tus "amigos" pocas veces lo son en verdad, ya que son ellos los primeros que te hacen llorar, sentir mal y crear tus mayores inseguridades, tus mayores complejos y tus grandes miedos. Gracias a ellos no poder mirarte en el espejo sin pensar joder "puta foca" hay que empezar adelgazar ya y cuando te das cuenta que no lo consigues hacer aquello que se supone que nunca ibas a hacer que siempre lo veías como algo lejano. De repente lo estás haciendo, estás metiéndote los dedos hasta la garganta para sentirte mejor, para que las demás personas no te miren con asco o en realidad tu misma, para que te acepten, para encajar en esta mierda de sociedad. Oír como tu madre cada vez se preocupa más, empieza a decirte "hija cada día comes menos, te me vas a quedar en los huesos" y tú reír pensando lo dejo cuando pierda 10 kilos sin pararte a pensar que esos 10 kilos puedes marcar la diferencia entre salud y enfermedad. Pero a ti te da igual porque piensas que eso no ocurre de verdad, que tú si necesitas perderlos. Y lo peor es que piensas que estás sola que nadie te va a parar cuando tienes a muchas personas detrás de ti preocupándose y dándose cuenta que lo que te pasa no es normal. Y es que aunque tú no lo veas es así estás haciendo que muchas personas se queden en vilo, te vigilen, no confíen en ti. Piensa antes de empezar porque luego es difícil dejarlo, se convierte en tu mayor droga aunque ahora pienses que eso da mucho asco o que tú tienes fuerza de voluntad para dejarlo es mentira. Si no has empezado ni lo pases por tu cabeza y si lo estás haciendo detenlo antes de que sea tarde.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Los pequeños detalles que hacen grande el día a día

7:30 de la mañana de un miércoles, levantarse correr de un lado a otro mientras eliges ropa que ponerte, desayunas y sales al instituto. Pasar 7 horas en clase escuchando aburridas charlas de profesores y pensando en todo lo que tienes que estudiar por la tarde, pensando que será un día más igual de aburrido que ayer y esperando con ansia el fin de semana. Pero de repente llegar a casa y tener una carta y no una de bancos o luz si no una de esas que antes se usaban como ahora los emails (aunque parezca extraño)y que te cambie el día. Ir abriéndola poco a poco e ir oliendo la colonia de esa persona que tanto echas de menos y sabes que te queda mucho tiempo para volver a verla. Cuando terminas de abrirla y te pones leerla aunque solo pone tonterías sonríes y te das cuenta que ese simple papelito te ha alegrado el día,te ha hecho sacar una sonrisa y convertir un miércoles más en uno en el que pensar en todos los momentos vividos con esa persona y reír. Y cuando te vas a dormir fijarte que no hace falta mucho para poder cambiar un día gris en uno realmente soleado. Y es que son los pequeños detalles los que te hacen la vida más fácil. Asique gracias aquellas personas que consiguen que la vida de todos sea un poquito más feliz.

viernes, 14 de noviembre de 2014

Otra entrada más

Esto es una entrada más de una chica que tiene sus más y sus menos,sus días buenos y sus días malos, un poco hasta las narices de estar a la sombra pero que no le queda otra ya que es la chica tímida del grupo, en la que nadie se fija. Que lo único que quiere son unas amigas que le hagan caso, que si la ven mal le pregunten que le pasa y le den un abrazo y no solo para hablarla cuando no les apetece hacer los deberes o contar sus problemas. Y no que cuando estén bien se olviden de ella como si fuese un muñeco olvidado que el niño solo juega con él si se aburre. Que algún chico se fije en ella y que le trate bien. Levantarse con alguna esperanza de pasarlo bien ese día y no solo pensando que será otro día más en su aburrida vida y que con algo de suerte ese día alguna compañera de clase le saque una pequeña sonrisa. Una persona que le apetece cambiar de aires y que solo estudia para en menos de un año con suerte salir del maldito agujero en el que vive y empezar su vida de cero, a ver si le empieza a cambiar la suerte. Seguro que hay personas que piensan que su vida es peor y no lo niego pero yo ya no podía más necesito comenzar a escribir y aunque no me lea nadie dejarlo salir para liberarme de toda la mierda.